Los inicios

Las Hijas de María Auxiliadora llegaron a El Salvador enlace 20 de enero de 1903 por petición de la esposa del presidente Tomás Regalado, la señora Concha de Regalado, que habiendo obtenido un milagro por intercesión de María Auxiliadora (devoción que los Salesianos habían llevado en 1897), promovió la construcción de una Capilla en su honor.

Sabiendo de la existencia de las FMA, propuso a su esposo llamar a las hermanas para fundar una obra para las niñas pobres. El señor Tomás Regalado aceptó y pagó el viaje de las seis primeras hermanas; de Italia S. Giulia Gilardi, S. Annunziata Pace y S. Giacomina Zanatta y de la Visitaduría de México S. Úrsula Rinaldi, S. Blandina Salazar y S. Juana Méndez. Empezaron su obra con el taller en el que preparaban a las muchachas a los oficios propios de la mujer de aquel tiempo y las instruían en el catecismo.

El relato

La Madre Catalina Daghero y Don Miguel Rúa, primeros sucesores de Madre Mazzarello y de Don Bosco, respectivamente, recibían constantemente solicitudes para nuevas fundaciones. En 30 años de su fundación y en 25 de su expansión misionera, las hermanas ya tenían presencias en casi toda América Latina.

La hora del Señor llegó para Centroamérica, iniciando en la República de El Salvador; la fundación, parte de una circunstancia muy particular del entonces Presidente de la República, Don Tomás Regalado y de su esposa Doña Concha González de Regalado.

Ellos y la hermana de Doña Concha, Señorita María González (quién después fue FMA) se habían hecho devotos de María Auxiliadora y le habían pedido a los Salesianos y a sus alumnos que rogaran a la Virgen un hijo para el Presidente y su esposa. Doña Concha hizo la promesa formal de levantar a sus expensas una capilla en la capital, añadiendo que el general, su esposo le ayudaría a cumplir su promesa.

La devoción a la Virgen de Don Bosco había sido difundida por los Salesianos llegados al país en 1897. Dios oyó la plegaria, y por intercesión de María Auxiliadora concedió al  matrimonio Regalado González el regalo de una niña que nació el 24 de mayo de 1902, la cual fue bautizada con el nombre de María del Milagro Auxiliadora.

Doña Concha, feliz por haber recibido la gracia tan deseada, va con su hermana María a Santa Tecla para saludar al Salesiano Don Juan Missieri, Inspector de los Salesianos, a quien le preguntan si Don Bosco ha fundado también una congregación de religiosas.

Don Missieri le contesta afirmativamente y les da a conocer además, la misión que ellas realizan. Doña Concha le pregunta con sumo interés como se podrían traer a El Salvador esas religiosas; y conocidas las condiciones dijo muy resuelta que ella conseguiría del general su esposo que costeara el viaje y los gastos de la primera inserción, además de levantar la capilla antes prometida en la casa que ellas ocuparán.

Doña Carmen viuda de Kreitz, responsable señora y muy estimada en El Salvador y que pertenecía al mismo grupo benéfico de la esposa del presidente, enterada de los proyectos se presentó al Padre Missieri, diciéndole que ella también sentía la inspiración  de colaborar, por lo tanto ofrecía a las hermanas una villa que tenía en los suburbios de la ciudad y que ofrecía también ayudarles a construir una casa.

El presidente Regalado dio el dinero necesario para el viaje y así quedó asegurada la venida de las Hijas de María Auxiliadora a El Salvador. Las bienhechoras de la obra prepararon con anticipación el lugar donde se alojarían las hermanas, Doña Cristina Vilanova de Kreitz contribuyó con la construcción de los cimientos y una parte de la casa.

Cuando estuvo todo preparado, gracias a las buenas instancias del Padre Missieri, ante Madre General Madre Catalina Daghero, se organizó la expedición integrada por Sor Julia Gilardi, Sor Nunzia Pace y Sor María Giaccomina Zanatta, quines partieron de Italia el 7 de diciembre de 1902 y Sor Ursula Rinaldi, Sor Juana Méndez y Sor Blandina Salazar quienes partieron de Veracruz el 24 de diciembre del mismo año se reunieron en Cuba.

Y llegaron a Acajutla  el 20 de enero de 1903, en donde las esperaban las señoras  que habían promovido la fundación, ellas las condujeron en tren hasta San Salvador, a donde llegaron al atardecer del mismo día, las alojaron en una casa dentro del terreno que ocupa actualmente el Colegio María  Auxiliadora, en poco tiempo se terminaron de instalar y en febrero iniciaron los talleres para las niñas del pueblo.

Bien puede decirse que los cimientos de la casa más que de hierro y de cemento fueron de sacrificio y amor.

El 15 de febrero de 1903 iniciaron la primera escuela profesional con 70 alumnas externas, 6 de media pensión, y una interna. Junto a la escuela empezó el oratorio festivo.

Leer en línea el libro
100 años educando a la juventud 1903 - 2003,
Hijas de María Auxiliadora, Centroamérica, 2003.

Leer


Bienhechores de la primera obra de las Hijas de María Auxiliadora

Concha_de_Regalado-sq

Doña Concha González de Regalado

Solicitó la llegada de las Hijas de María Auxiliadora a San Salvador en agradecimiento.

Tomas-Regalado

Don Tomás Regalado

Esposo de Doña Concha. Proporcionó los medios para la llegada de las hermanas a San Salvador.

Carmen_Kreitz_

Doña Carmen viuda de Kreitz

Ofreció una villa en San Salvador para que se fundara la primer obra de las Hermanas.

Cristina_Kreitz_de_Vilanova

Doña Crtistina vilanova de Kreitz

Contribuyó a la construcción de los cimientos y parte de la primera casa.


Primeras hermanas en Centroamérica

Sor-Julia-Gilardi

Sor Julia Giraldi

1865-1930
De Lomelina, Pavia.
Sus sacrificios pusieron los fundamentos sólidos a las obras de la Región.

avatar

Sor Úrsula Rinaldi

1861-1942
De Dogliani, Cúneo.
Recibió su primer hábito de Don Bosco.
alumna de Madre Mazarello.

Sor-Zanatta

Sor María Giaccomina Zanatta

1882-1968
De México.
Organizó las obras de acuerdo a los ministerios de educación de los países.

Nuncia-Pace

Sor Anunciata Pace

De Bronte, Catania
1876-1965
Hermana serena, orante y llena de caridad.

avatar

Sor Blandina Salazar

1875-1918
De Xochimilco, México
Trabajó en los talleres en San Salvador con capacidad para la fidelidad y sacrificio.

avatar

Sor Juana Méndez

1880-1913
De México.
Trabajó en los talleres, primaria y música.